YIN YOGA: EL PODER DE BAJAR EL RITMO

#ARTÍCULO

YIN YOGA: EL PODER DE BAJAR EL RITMO

COMPARTIR

Si bien el Yin Yoga es una práctica milenaria que tiene sus raíces en el Taoísmo, recientemente ha sido retomada y en los últimos años ha tenido un gran auge en todo el mundo. 

Pero ¿Qué es la práctica de Yin yoga y en qué consiste? En este artículo exploraremos los fundamentos y beneficios. 

YIN Y YANG 

Según la Teoría Taoísta existen dos energías fundamentales que dan vida a todo lo que existe en el Universo: Yin y Yang. 

El Yin es una energía femenina conectada con la Luna y sus características son quietud, oscuridad, introspección, frío, silencio. 

Por el contrario el Yang es una energía masculina conectada con el Sol y sus características son movimiento, luz, acción, calor, ruido. 

El Yin y el Yang no solo son dos energías opuestas, sino que también son complementarias. Lo que significa que una no puede existir sin la otra y una se convierte constantemente en la otra. Piensa en las estaciones del año: el Invierno (Yin) se convierte poco a poco en el verano (Yang) y viceversa. Es importante también mencionar que nada es 100% Yin o 100% Yang pero todo es una mezcla de diferentes porcentajes de Yin y Yang que están en constante movimiento para encontrar un equilibrio relativo. Esto implica que el equilibrio no es algo que encontramos en el centro, más bien es fruto de la interacción constante de estas dos energías. 

Si aplicamos esto a la práctica de Yoga, podemos decir que las prácticas de Yang son dinámicas, en donde activamos a nuestros músculos para crear fuerza y estabilidad en el cuerpo físico. Hablamos de prácticas como Vinyasa, Hatha, Ashtanga, Bikram, etc. 

El Yin Yoga por el contrario es una práctica que implica quietud. Aquí relajamos nuestros músculos para acceder al tejido conectivo del cuerpo (articulaciones, ligamentos, tendones, fascia) y crear movilidad articular. 

Ya desde aquí puedes comenzar a vislumbrar la importancia de ambas prácticas. Una no es mejor que la otra, se trata de prácticas complementarias ya que un cuerpo saludable requiere de fuerza muscular y de movilidad articular. Necesitamos ambas practicas para encontrar el equilibrio físico. 

YIN YOGA Y MERIDIANOS 

En lo específico de la práctica de Yin Yoga trabajamos con los meridianos de energía basados en la Medicina Tradicional China (MTC). Los meridianos son líneas invisibles que transportan Chi o energía y se conectan con los principales órganos en nuestro cuerpo. Por lo que la salud y optimo funcionamiento de los órganos depende de la cantidad de Chi que fluya por los meridianos sin obstrucción. 

Sucede que cuando pasamos por periodos de fuerte estrés o cuando hemos tenido una fuerte emoción que no hemos procesado, se crean bloqueos energéticos en estos canales, debilitando o estancando al Chi. Según la MTC si estos bloqueos no vienen disueltos, con el pasar del tiempo se pueden convertir en una enfermedad o en una lesión. 

La práctica de Yin Yoga va disolviendo estos bloqueos permitiendo al Chi que fluya libremente por los meridianos. Esto va a dar la posibilidad a que los aspectos emocionales que estaban guardados en nuestro cuerpo bajo forma de tensión comiencen a salir a la luz durante nuestra práctica. Esto nos va a permitir ponernos en contacto directo con nuestras emociones y con las historias mentales que se esconden detrás de estas. Aprendemos aquí a lidiar con las emociones desde un espacio de consciencia y amor en vez de reaccionar o esconder lo que sentimos. 

YIN YOGA & MINDFULNESS 

Como mencioné anteriormente, en Yin sostenemos las posturas en quietud por un cierto periodo de tiempo (entre 5 y 7 minutos aproximadamente) y en este espacio llevamos la atención hacia adentro.

Comenzamos a observar la respiración y las sensaciones en el cuerpo y poco a poco nos ponemos en contacto con nuestras emociones y el diálogo interior. Es aquí donde la práctica de Mindfulness o Atención Plena se vuelve clave. Mindfulness nos invita a observar lo que está sucediendo adentro de nosotros momento a momento sin juicio alguno. Esto significa que muchas veces van a aparecer emociones incómodas o desafiantes y la práctica nos invita solo a observarlas sin etiquetarlas como “me gustan o no me gustan”, “buenas o malas” y sin crear historias mentales. Aprendemos por el contrario a llevar nuestra compasión y actitud amistosa hacia las partes que van emergiendo y a crear espacio interior para incluir todo lo que sentimos. 

Una de las cosas que más me gusta de la práctica y que ha tenido un gran impacto en mi vida es que en Yin “hacer menos es hacer más”. El Yin nos invita a bajar el ritmo para poder sentir más, para poder realmente conectar con lo que está sucediendo adentro de nosotros y con lo que necesitamos.

En la práctica de Yin no es importante cómo se ve la postura desde afuera, sino más bien nos conectamos en cómo la pose se siente dentro de nuestro cuerpo.

Con las palabras de Bernie Clark: <no utilizamos nuestro cuerpo para entrar en una pose. Utilizamos las poses para conectar con nuestro cuerpo>.

El Yin es una invitación a pasar de la modalidad del Hacer al Ser; de mover nuestra atención de la mente al cuerpo y en este espacio de quietud e introspección permitir a la innata sabiduría del cuerpo restablecer equilibrio y armonía dentro de nosotros. 

Patty Gajaschi.

 

Si quieres saber más sobre la práctica visita:

https://pattygajaschi.com/certificacion-de-yin-yoga-espanol/ 

Encontrarás clases, meditaciones y cursos en línea así como 50 horas de Formación para maestros en Yin Yoga & Mindfulness. 

Sigue a Patty Gajashi en Instagram 

Foto Portada: Cortesía Patty Gajashi

#YOGAMEX 

5 4 votes
Article Rating
PONTE AL DÍA
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x