SOBRE DIGNIFICAR EL YOGA

SOBRE DIGNIFICAR EL YOGA

COMPARTIR

Si algo agradecemos como plataforma, son las diferentes herramientas que tenemos hoy en día para comunicarnos y conectarnos. Gracias a Facebook, conocimos a Tere García, de San Luis Potosí, y tuvimos la oportunidad de leer este texto que les compartimos, muy interesante porque expresa de una forma clara y contundente, la situación por la que atraviesan los maestros y cómo se percibe el yoga hoy en día.

 

Desde hace 12 años que me dedico hacer asana, luego más o menos he ido haciendo yoga en esta última década de mi vida y créanme ha sido lo MÁS comprometido a lo que me sometido, entre los horarios de práctica, -por cierto ahorita ya debería de estar sobre mi tapete-, pero bueno, y el durísimo enfrentamiento con tu verdad, con tus patrones y conflictos, hacen de ésta práctica algo sumamente contundente, después viene la inversión de dinero que, haciendo cuentas, me ha salido 5 veces más cara que la universidad, sin contar la inversión de tiempo, ya que en la uni pueden transcurrir los 5 años pasando las materias con el mínimo de asistencias y en los entrenamientos de yoga te enseñan a hacer la cosas con presencia y conciencia, al menos a mi me absorbía en todos los sentidos. 

Luego viene todo el rompimiento del que somos «víctimas» en donde todo lo falso se cae, éste es el primer regalo de la práctica y es bien difícil, mudanzas, separaciones, muertes, despidos, perdidas, distanciamiento, soledad…

La misma práctica son las lamidas de amor que nos damos, es lo que nos mantiene. Es dolorosísimo. 

El trabajo de un repartidor de experiencias a través de una clase de yoga, que es a lo que me dedico para vivir al igual que muchas hermosas personas con las que tengo el privilegio de trabajar, es bien gratificante emocionalmente, te sabes poner en el lugar de esas personas frente a ti y las entiendes porque tu ya has estado y sigues estando en ese lugar, pero también es de los trabajos menos gratificantes económicamente en el que estado, de hecho al que más me le han regateado e incluso me han cuestionado el porque no lo hago gratis…

Todo esto se los comparto porque me da mucha tristeza saber que la gente compra cosas sin necesitarlas, se gastan un dineral aparentando y cuando necesitan un poco de cordura se acercan al yoga esperando que no les cueste nada o que les cueste 2 pesos y solo ir 2 veces y usar el celular durante y… ¿Cómo de que no puedo tomar agua durante la clase? ¿Y si compro 3 clases en cuanto me las dejas? 

Sé que muchos piensan que los maestros de yoga somos un hippies come flores y que estamos aquí de manera fortuita por «buena ondas», no. Somos conscientes que el mundo necesita esta fuerza, así que NOS PREPARAMOS INTENSAMENTE para recibirte con seguridad, con fundamentos, con conocimiento, para ayudarte a transitar más amablemente por tu experiencia y a brindarte un poquito de tranquilidad a través de esta disciplina tan hermosa y milenaria. Así que en verdad te digo que si los costos de las escuelas de yoga se te hace demasiado dinero, no vayas, vete al psicólogo o al psiquiatra. Porque no nos pueden comparar con los gimnasios, no somos un lugar de ejercicio, aunque este implícito en la práctica de asana. 

Por otro lado si necesitas yoga y no tienes dinero, el intercambio es tu compromiso con la práctica. Yo te invito. Por favor vamos dignificando este trabajo, demos el valor auténtico a las cosas, dejen de comprar basura, inviertan en su salud integral.

No regateen las clases de yoga.

Pd. Mi hermano, recuperado de covid, me dice que está haciendo sus terapias de pulmón y que son lo mejor del mundo. Que deberíamos de intentarlas. Se las dio su neumólogo muy acá. Jajaja es pranayama mijo, le dije, llevo 10 años preparándome para este momento.

5 1 vote
Article Rating
PONTE AL DÍA
0
Would love your thoughts, please comment.x