AYURVEDA, YOGA Y MEDITACIÓN: SALUD INTEGRAL

AYURVEDA, YOGA Y MEDITACIÓN: SALUD INTEGRAL

COMPARTIR

Por décadas se mantuvo la creencia de que el cuerpo humano funciona separado de los sentimientos, emociones y pensamientos, pero hace ya muchos años se comprobó que no es así: somos un todo y como tal funcionamos. Hipócrates, el padre de la medicina moderna, lo dedujo hace 460 años a. C. El filósofo Descartes fue otro de los que también lo confirmó, como en sus publicaciones “Principia Philosophiae” y “Les Passions de l’Ame”. Por su parte los hinduistas, budistas y otros más, nos hablan de los diferentes cuerpos sutiles de la estructura corporal humana, y de cómo lo que pensamos y sentimos afecta nuestra físiología para bien o para mal.

En pleno 2019 atravesamos una fuerte crisis de salud en el mundo entero; enfermedades nuevas producidas por estrés, la angustia y la prisa con la que vivimos, dan como resultado un sinnúmero de personas medicadas. La dependencia que hoy mantenemos con la industria farmacéutica es alarmante.

El ayurveda, ciencia milenaria proveniente de los Rishis (comunidad de sabios ubicada en los Himalayas), que data de hace más de 5 mil años de antigüedad, asegura que la forma en la que nutrimos nuestro cuerpo es fundamental para prevenir enfermedades, y cuando hablamos de nutrirlo no es únicamente lo que comemos y bebemos, sino que va más allá: habla también de lo que uno ve, respira, escucha y palpa; esta ciencia asegura que nuestro físico se nutre a través de todos nuestros sentidos, y si llevamos este concepto a la actualidad, tiene mucha lógica y fundamento la cantidad de nuevas enfermedades que vemos, ya que estamos expuestos a un sin fin de estímulos –negativos la mayor parte– durante todo el día, en que si bien es cierto que la tecnología ha sido de gran ayuda para la humanidad, por otro lado está apartando al humano de su evolución natural. Cada día es menos probable lograr abandonarse unos momentos a la contemplación, a reflexionar y de meditar ni hablemos…

Yoga, meditación, maindfulness, budismo, hinduismo y varias otras corrientes de pensamiento o prácticas espirituales, coinciden en que la evolución del ser humano está en descubrir su propio poder, en despertar esa energía que radica en el comienzo de la columna vertebral –kundalini–; en silenciar la mente y escuchar el alma, y que la mejor manera de cuidar nuestro cuerpo, que es nuestro único vehículo en este plano, es no intoxicándolo; y cuando hablamos de intoxicar queremos hacer énfasis en que no nos referimos solo al consumo de drogas, cigarrillos, alcohol y comida chatarra, sino también a la mala costumbre de ser negativos, víctimas, rencorosos, fatalistas, miedosos y demás. Todas estas conductas reinan dentro de una actitud de negatividad que contribuye también directamente al deterioro de la salud de cuerpo, mente y alma.

Así como nosotros podemos ser los causantes de nuestras enfermedades, también poseemos la facultad de curarnos a nosotros mismos, o lo que es mejor, de prevenir diversos padecimientos; eso sí, ello requiere de tiempo, dedicación, disciplina, constancia y paciencia.

Yogamex recomienda estudiar más sobre ayurveda y la meditación para complementar la práctica de asanas y crear aún más consciencia de cómo funciona esta perfecta e inmejorable máquina llamada cuerpo humano.

 

PONTE AL DÍA